martes, 29 de abril de 2014

Hermandad del Descendimiento ( Santisimo Cristo del Descendimiento)




















Conceptuado y realizado en estilo barroco por Don Antonio Corrales León, con ebanistería de Don José Redondo Castillo. Se utilizó para su ejecución madera de pino y en zonas de poca relevancia estructural la madera de chopo, talladas para su posterior sobredorado. Se trata de un paso de grandes dimensiones que en su origen fueron: 2,80 m en la vista frontal, 4,70 m para el lateral y 1,80 de altura (obligada esta medida por el chasis mecánico con el que se ideó).
Desde su estreno en el 1949 hasta 1993 su estampa es invariable: Las ruedas marcan la quietud que lo caracteriza en su procesionar, aunque compensado sobremanera por el dinamismo de su misterio. A partir del año 1994 un cambio sustancial será adquirido por este paso: La realización de un nuevo misterio de vestir, mucho menos pesado que el de Ruiz Olmos, va a permitir el cambio de las ruedas por los costaleros.
En 2001 el paso es sometido a una profunda restauración, reestructuración y redorado, siendo esta llevada a cabo por el joven tallista cordobés José Carlos Rubio Valverde. Tras el análisis del proyecto a escala, que presentaba por supuesto nuevas dimensiones y aspectos modificados, las nuevas dimensiones serían: 2,56 en la vista frontal, 4,96 en el lateral y 2,38 de altura, medida esta última que se vio notablemente incrementada por la inclusión de las cresterías. Con estas nuevas dimensiones se conseguía proporcionar el paso, ganando en longitud y altura y disminuyendo en achura, que era hasta este momento ampliamente desproporcionada.
Se sustituyen los antiguos candelabros por unos de nueva factura que permitieran una mejor visión de la imagen Titular y se incorporan un juego de maniguetas talladas y barnizadas en color caoba, nunca antes el Misterio había llevado maniguetas. Las tulipas de los candelabros arbóreos van rematadas de un juego de coronillas doradas realizadas en los talleres de Orovio de la Torre de Ciudad Real.
De nueva ejecución son también las cresterías del paso que sustituyen a las anteriores que quedaban desproporcionadas al ser modificadas las medidas del paso, estas cresterías incluyen símbolos pasionistas (tenazas, clavos, escalera, bolsa con las 30 monedas, ...) 

 Una de las piezas más llaman la atención son las cartelas del paso, en las que seguirán luciendo los modelos de las cabezas de los cuatro evangelista que en su origen realizara Don José Callejón, tallista pero sobre todo escultor; sin embargo, por presentarse en tamaño natural, quedan excesivamente desproporcionadas insertas sobre las cartelas a modo de tondo, por lo tanto se opta por reducirlas y acoplarlas para mejor presencia y destacar la esquina del paso con una cartelas más ornamentales, de movimiento mucho más brusco, eso sí, a su vez las dimensiones de estas cartelas son algo más pequeñas que las anteriores. Con esto se persigue acentuar el saliente de la propia esquina, ya que en este paso no se percibía prácticamente la planta curvilínea que presenta.

 La cartela central representa el escudo de la Hermandad con la Torre de la Calahorra de Fondo, la cartela central de la parte trasera representa el Espíritu Santo en referencia al nombre de la Parroquia, sede canónica de la Hermandad, y las cartelas centrales de los costeros representan, una el pomo de la Magdalena y la otra el símbolo Mariano. Todas ellas siguen las mismas líneas de proporcionalidad que la de los costeros con las cabezas de los evangelistas, estando más ornamentadas y con mucho más movimiento que las anteriores.

Lleva el paso en todo el canasto inscripciones en Latín alusivas al Descendimiento, en el frontal podemos leer FILIUS DEI (Hijo de Dios), en la trasera REFUGIUM PECCATORUM alude a la Virgen del Refugio,en el costero derecho I AB ARIMATHAEA, ET NICODEMUS, ACCEPERUNT, ERGO CORPUS, IESU, ET LIGAVERUNT, ILLUD LINTEIS, CUM AROMATUBUS (José de Arimatea y Nicodemo recibieron el cuerpo de Jesús y lo envolvieron en lienzos con aromas) y el costero izquierdo INTER QUAS, ERAT, M.MAGDALENE, ET MARIA, IACOBI MINORIS, ET JOSEPH, MATER, ET SALOME (Entre las cuales e encontraban Maria Magdalena, y María madre de Santiago el menor y José y Salomé).

El llamador es una magnífica obra realizada en plata que representa la Torre de la Catedral y el Puente Romano. Fue realizado por "Orfebrería Azahara" y estrenado en 2001.


domingo, 27 de abril de 2014

Nazarenos acompañando a Nuestra Señora de los Dolores






Hermandad de los Dolores (Cristo de la Clemencia)


La historia de la Hermandad arranca en los principios del siglo XVIII, cuando se funda en Córdoba la Congregación de Nuestra Señora de los Dolores, como Tercera Orden Servita, en virtud de la licencia expedida en Roma por el general Juan Francisco María Poggi, el 15 de abril de 1699. Eran unos años en los que la ciudad estaba especialmente sensibilizada hacia esta advocación. Por este motivo, cuando en 1717 la congregación encarga la realización de la imagen a Juan Prieto, la rechaza porque no es su semblante propiamente doloroso. El mismo autor entrega dos años más tarde la talla que actualmente conocemos. A partir de este momento comienza a crecer en Córdoba la devoción hacia esta imagen de Nuestra Señora de los Dolores.

Los cultos fundamentales que se han mantenido a lo largo de estos tres siglos consisten en la celebración del Viernes de Dolores, salida procesional en Semana Santa, septenarios en Cuaresma y en septiembre, que en el día 15 se celebra su fiesta. También se celebró hasta bien entrado el siglo XX la fiesta de San Felipe Benicio, con procesión y función de fuegos artificiales. Además, de generación en generación, se han transmitido diversas prácticas piadosas relacionadas como la Orden de los Siervos de María, como el rezo de la Corona Dolorosa que aún se mantiene.

Si hubiese de destacarse una fecha en torno a esta imagen, ésta no es otra que el Viernes de Dolores. La ciudad de Córdoba vive esta jornada como una gran fiesta en torno a esta dolorosa. La iglesia del Hospital de San Jacinto abre sus puertas de madrugada y hasta bien entrada la noche el entorno de la plaza de Capuchinos es un reguero de fieles que acuden a visitar a la que es considerada como la .Señora de Córdoba. Por la mañana se celebra la Fiesta de Regla, siempre presidida por el obispo, y que cuenta con la asistencia de las primeras autoridades locales.

Nuestra Señora de los Dolores fue coronada canónicamente el 9 de mayo de 1965 por el cardenal Bueno Monreal. Esta ceremonia, que congregó a decenas de miles de cordobeses, es uno de los grandes hitos religiosos de todos los tiempos en la capital. A sus pies se han postrado reyes, príncipes, jefes de Estado, cardenales y obispos en una larga nómina. Las indulgencias concedidas son interminables y la devoción de los cordobeses hace que a ella sean ofrecidos los recién nacidos y que su imagen guarde en la sepultura el sueño eterno de sus devotos.















LinkWithin