viernes, 26 de abril de 2013

Tras el muro


Flor rara



Amapola lindisima amapola





La amapola tiene un tallo largo y erecto con finos pelillos recubriéndolo. Algunos ejemplares llegan a alcanzar 1,5 m. de altura, lo que los hace visibles por encima de la maleza de los campos. Las hojas, que no poseen pecíolo, emergen alternas a lo largo del tallo. Poseen una única nervadura central y su forma lobulada y dentada es característica de esta especie.

Lo más llamativo son sus flores, compuestas por cuatro frágiles y delicados pétalos que forman una esfera que llega a alcanzar los 50 mm. de diámetro. Aunque se cree que sólo las hay rojo escarlata, debemos saber que también existen ejemplares naranjas, amarillos, violetas y blancos. Sobre cualquiera de estas tonalidades destacan los largos estambres negros. Dependiendo de los cuidados y la época en que se haya plantado, puede florecer en primavera o en verano.
El fruto de la amapola, con forma de pequeña cápsula, contiene en su interior minúsculas semillas que escapan a través del opérculo (una especie de tapa) para reproducir, sin ayuda, la planta.

Parada


jueves, 25 de abril de 2013

Hacia arriba


Alegria de primavera


Monumento a Julio Romero de Torres






El Monumento a Julio Romero de Torres se encuentra enclavado en la parte sur de los Jardines de la Agricultura.
Desde la muerte del pintor cordobés, la ciudad de Córdoba había mantenido el ánimo de ofrecerle una escultura en un lugar emblemático de la ciudad. Tras la inauguración del Museo de Julio Romero de Torres, se proyecta su construcción que finalmente la realiza el escultor almeriense Juan Cristóbal Quesada, inaugurándose el 22 de mayo de 1940.

A finales de 2002 se realizó una restauración del monumento. Se invirtieron 6.901,86 euros, y algunas partes tuvieron que ser sustituidas, dado su mal estado de conservación. La reforma concluyó en enero de 2003.




miércoles, 24 de abril de 2013

Juncos


En el jardin de los patos



Las calas




- Nombre científico o latino: Zantedeschia aethiopica
- Nombre común o vulgar: Cala, Lirio de agua, Alcatraz, Aro de Etiopía, Cartucho, Lirio Cala
- Familia: Aráceas.
- Origen: Región del Cabo, Sudáfrica.
- Etimología: Género dedicado al botánico italiano G. Zantedeschi, que vivió entre el siglo XVIII y el XIX.
- Planta vivaz que vegeta a expensas de un tallo carnoso subterráneo que rebrota cada año.
- Se cultiva principalmente por sus espatas, que son órganos decorativos semejantes a pétalos, que rodean el espádice, es decir, el órgano floral erecto, de color amarillo.
- Estas espatas aparecen en primavera hasta otoño.
- Agradablemente perfumadas.
- Las hojas son lustrosas, de bordes ondulados, aguzadas hacia la punta y con la nervadura central bien pronunciada.
- Aunque no siempre fructifica, la planta produce unas bayas, contenidas en el cáliz, de color amarillo pálido.
- Los productores las cultivan en grandes cantidades porque se utilizan principalmente para la decoración en Pascua y como flor cortada en ramos.
- Usos: la cala es una planta semiacuática, por lo que puede ser cultivada en maceta, manteniéndola parcialmente sumergida en agua.
- Muy buena para el borde del estanque, con los "pies" en agua.
- En arriates y rincones húmedos y a la sombra o semisombra.
- Se cultiva también en maceta como planta de interior.
- Se emplea para dentros de flor cortada.
- Luz: con el exceso de sol se resiente, especialmente en climas calurosos. Su exposición debe ser de sombra o semisombra.
- La menor intensidad de la luz en ambientes interiores influye en una menor floración y mayor desarrollo de las hojas, las que por cierto también forman parte de su calidad ornamental.
- Temperaturas: agradece los climas suaves que no llegan a helar.
- Puede soportar unos cuantos grados bajo cero. Si está en maceta, es mejor no correr riesgos y meterla dentro en cuanto surja la primera helada.
- En zonas donde durante el invierno hay heladas, las plantas sobrevivirán en el exterior, siempre y cuando las macetas estén completamente sumergidas dentro del agua. Sin embargo, el modo más seguro de que sobrevivan durante esta estación es ponerlas en un invernadero o mantenla dentro de casa, en un lugar fresco y, partir de entrada la primavera, situarla en el exterior.
- Durante el invierno conviene mantenerla a una temperatura mínima de 10ºC para las plantas que han pasado el verano en interior.
- Terreno: tierra normal de jardín, con arena, turba y abono orgánico.
- Riego: riego abundantemente durante la floración, con una disminución paulatina hacia el otoño.
- Buena planta para principiantes que gustan de regar mucho.
- La Cala se riega bastante cuando está en crecimiento y en floración, pero después de florecer debes mantenerla completamente seca, es su periodo de reposo. Entonces las hojas se pueden marchitar y es algo normal. Aplica poco a poco más agua cuando aparezca el follaje.
- Abonado: el suelo debe ser normal de jardín, enriquecido con fertilizante orgánico. Abone cada 15 días en época de floración.
- Aplique un grueso acolchado en la base de la planta durante el invierno en las zonas de inviernos secos y fríos.
- Cortar las flores marchitas para favorecer la floración.

Leyendo en el parque


La sombra del arbol


LinkWithin