lunes, 28 de octubre de 2013

En el zoo: Cabra montes





Son animales fuertes que sobrepasa el metro de longitud y los grandes machos llegan hasta los 120 Kgrs. de peso. Los machos poseen barba.El pelaje presenta diferencias dependiendo de la época estacional. En verano es de color gris-rojizo, con manchas negras visibles sobre todo en las partes anteriores de las cuatro extremidades, el cuello y los flancos. En invierno el pelaje es más apretado y oscuro por lo que las manchas negras no son tan potentes. Quizá la adaptación más impresionante que presenta la cabra montés es el diseño de sus pezuñas, con bordes elásticos y suela áspera, antideslizante. Los bordes exteriores son muy duros, la pezuña es dilatable y la articulación es extremadamente móvil. Todas estas características permiten que la cabra montés pueda desplazarse por lugares inhóspitos y paredes casi verticales con total seguridad.

HÁBITAT
Son animales esencialmente rupícolas que se defienden bien sobretodo en media montaña (1400-1900 m) situándose durante el verano en las partes más altas y en los sitios más escarpados y descendiendo un poco en invierno, aunque sin llegar a los valles donde se desplazan con dificultad al igual que sobre la nieve.

VIDA Y COSTUMBRES
Son animales de vida diurna que recorren los pastizales de alta montaña buscando el sustento diario, se mueven perfectamente por zonas muy escarpadas aunque lo hacen pausadamente, pero si presienten peligro huyen rápidamente hacia las zonas más altas, pudiendo dar saltos de varios metros entre rocas.

En verano suelen descansar sobre las rocas en las horas de más calor, ya que no tienen prácticamente problemas para encontrar comida, pero en invierno dedican todo el día a este menester.

Son animales básicamente sedentarios que viven en manadas separadas por sexos durante gran parte del año.

Se forman familias matriarcales compuestas por hembras y retoños del año anterior, y entre ellos suelen estar muy cohexionados.

Los grupos de machos adultos no están tan cohexionados entre sí y vagan de un lado para otro procurándose alimento. Los machos más jóvenes tienen frecuentes disputas entre ellos para determinar su posición en la jerarquía del grupo.

REPRODUCCIÓN
En la época de celo, a finales del otoño, los machos van a buscar los grupos de hembras, con el fin de formar su harén particular, y es en esta época donde las luchas de los machos son enconadas y los combates más serios. Se yerguen sobre sus patas traseras y dejándose caer asestan un topetazo a su oponente, esto se repite hasta que uno de los contendientes comprende la superioridad de su antagonista y se retira.

Mientras se producen las luchas de los machos, las hembras que están receptivas y esperan un ganador, pueden ser montadas por machos jóvenes que aprovechan los descuidos de los contendientes, y es que las cabras son poliandricas y pueden ser cubiertas por machos distintos.

Los machos ganadores comienzan el cortejo de apareamiento olfateando los genitales de las hembras y de este modo percibir su receptividad. Para ello adoptan una postura muy peculiar, con gestos muy particulares, lo que se conoce entre los monteros como "hacer el feo". Fruncen el labio superior, sacan la lengua y la levantan por encima el labio, apoyan los cuernos a la espalda y estiran mucho el cuello, a la vez que la cola está levantada y apoyada la grupa, y emiten sonidos entrecortados y agudos que mantienen durante un rato.

Los apareamientos se producen entre mediados de noviembre y principios de enero.

La gestación dura unos cinco meses y los cabritillos son destetados entre los 3 y los 6 meses pasando a incorporarse a los grupos de hembras.

ALIMENTACIÓN
La cabra es esencialmente fitofaga, come todo tipo de alimentos vegetales. En invierno come prácticamente de todo, debido a la escasez de alimentos: líquenes, musgos, hierbas y cortezas, cuando no le queda más remedio desentierra raíces.

En primavera suelen elegir tallos tiernos, y todo tipo de brotes. En esta época comen mucho, incorporando también hongos, helechos, flores y frutas, necesitando de sal que puede tomar de diversas formas pero la más normal es lamiendo alguna roca que contenga esta sustancia.

La cabra no duda en apoyarse en sus patas posteriores para alcanzar alguna rama apetitosa.

Entre sus alimentos preferidos se encuentran las ramas de piorno con sus flores y frutas incluidas. Son capaces de distinguir plantas venenosas, las cuales no ingieren.


Son animales fuertes que sobrepasa el metro de longitud y los grandes machos llegan hasta los 120 Kgrs. de peso. Los machos poseen barba.El pelaje presenta diferencias dependiendo de la época estacional. En verano es de color gris-rojizo, con manchas negras visibles sobre todo en las partes anteriores de las cuatro extremidades, el cuello y los flancos. En invierno el pelaje es más apretado y oscuro por lo que las manchas negras no son tan potentes. Quizá la adaptación más impresionante que presenta la cabra montés es el diseño de sus pezuñas, con bordes elásticos y suela áspera, antideslizante. Los bordes exteriores son muy duros, la pezuña es dilatable y la articulación es extremadamente móvil. Todas estas características permiten que la cabra montés pueda desplazarse por lugares inhóspitos y paredes casi verticales con total seguridad.

HÁBITAT
Son animales esencialmente rupícolas que se defienden bien sobretodo en media montaña (1400-1900 m) situándose durante el verano en las partes más altas y en los sitios más escarpados y descendiendo un poco en invierno, aunque sin llegar a los valles donde se desplazan con dificultad al igual que sobre la nieve.

VIDA Y COSTUMBRES
Son animales de vida diurna que recorren los pastizales de alta montaña buscando el sustento diario, se mueven perfectamente por zonas muy escarpadas aunque lo hacen pausadamente, pero si presienten peligro huyen rápidamente hacia las zonas más altas, pudiendo dar saltos de varios metros entre rocas.

En verano suelen descansar sobre las rocas en las horas de más calor, ya que no tienen prácticamente problemas para encontrar comida, pero en invierno dedican todo el día a este menester.

Son animales básicamente sedentarios que viven en manadas separadas por sexos durante gran parte del año.

Se forman familias matriarcales compuestas por hembras y retoños del año anterior, y entre ellos suelen estar muy cohexionados.

Los grupos de machos adultos no están tan cohexionados entre sí y vagan de un lado para otro procurándose alimento. Los machos más jóvenes tienen frecuentes disputas entre ellos para determinar su posición en la jerarquía del grupo.

REPRODUCCIÓN
En la época de celo, a finales del otoño, los machos van a buscar los grupos de hembras, con el fin de formar su harén particular, y es en esta época donde las luchas de los machos son enconadas y los combates más serios. Se yerguen sobre sus patas traseras y dejándose caer asestan un topetazo a su oponente, esto se repite hasta que uno de los contendientes comprende la superioridad de su antagonista y se retira.

Mientras se producen las luchas de los machos, las hembras que están receptivas y esperan un ganador, pueden ser montadas por machos jóvenes que aprovechan los descuidos de los contendientes, y es que las cabras son poliandricas y pueden ser cubiertas por machos distintos.

Los machos ganadores comienzan el cortejo de apareamiento olfateando los genitales de las hembras y de este modo percibir su receptividad. Para ello adoptan una postura muy peculiar, con gestos muy particulares, lo que se conoce entre los monteros como "hacer el feo". Fruncen el labio superior, sacan la lengua y la levantan por encima el labio, apoyan los cuernos a la espalda y estiran mucho el cuello, a la vez que la cola está levantada y apoyada la grupa, y emiten sonidos entrecortados y agudos que mantienen durante un rato.

Los apareamientos se producen entre mediados de noviembre y principios de enero.

La gestación dura unos cinco meses y los cabritillos son destetados entre los 3 y los 6 meses pasando a incorporarse a los grupos de hembras.

ALIMENTACIÓN
La cabra es esencialmente fitofaga, come todo tipo de alimentos vegetales. En invierno come prácticamente de todo, debido a la escasez de alimentos: líquenes, musgos, hierbas y cortezas, cuando no le queda más remedio desentierra raíces.

En primavera suelen elegir tallos tiernos, y todo tipo de brotes. En esta época comen mucho, incorporando también hongos, helechos, flores y frutas, necesitando de sal que puede tomar de diversas formas pero la más normal es lamiendo alguna roca que contenga esta sustancia.

La cabra no duda en apoyarse en sus patas posteriores para alcanzar alguna rama apetitosa.

Entre sus alimentos preferidos se encuentran las ramas de piorno con sus flores y frutas incluidas. Son capaces de distinguir plantas venenosas, las cuales no ingieren.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

LinkWithin